Patrimonio cultural

Trabajando con comunidades para conservar su patrimonio cutural

Recorrido Arqueológico en el Lago Mensabak, Chiapas, y los Mayas Posclásicos e Históricos en las Tierras Bajas

Joel PalkaDesde los conquistadores españoles en el siglo XVI (De Vos 1988; Valenzuela 1979) hasta los exploradores de finales del siglo XIX (Boremanse 1994; Maler 1901) se han reportado asentamientos mayas históricos en los alrededores de los lagos en la Selva Lacandona. La Selva Lacandona ha sido habitada por varios grupos étnicos mayas en el tiempo poscláscio (1200-1525), el período colonial (A.D. 1525-1825) y en los tiempos históricos (1825 al presente). En la parte Sur de la Selva Lacandona se encontraban los mayas Ch’oltí-Lacandón, quienes vivían en los lagos Miramar y Ocotal en el período colonial (De Vos 1988; Nations 1979, 2006; Villagutierrez Soto Mayor 1983). El Lago Ocotal se localiza a unos 30 km al sur del área de nuestro estudio. De igual manera, los mayas Ch’oltí-Lacandón ocuparon los bosques y valles entre los lagos y ríos al sur de esta zona, como el sitio de Sac Bahlam y tenían sus asentamientos satélites cerca del Río Lacantun. Algunos de los mayas Ch’oltí-Lacandón fueron conquistados por los pobladores del Norte de la Selva Lacandona que no fueron sometidos al gobierno colonial.


Minchu ValenzuelaLos mayas Ch’oltí-Lacandón tuvieron interacción con los grupos mayas vecinos como los Petenactes, Chinamitaes, Cehaches, Yucatecos e Itzaes quienes vivían en la selva al Norte y al Oeste de la Selva Lacandona (Thompson 1938, 1977; Villagutierrez Soto Mayor 1983); con quienes realizaban intercambios y con los cuales también tuvieron conflictos. Estos grupos hablaban Maya Yucateco, al igual que los mayas que habitaban el lago de Nohhá (que puede ser Najá, Mensabak o Itsanokuh) en el siglo XVII (Nations 1979). De esta manera, la zona de nuestra investigación podría ser el territorio que ocuparon los mayas Ch’oltí-Lacandón o Yucatecos en los tiempos posclásicos e históricos, sin embargo también puede ser que grupos diferentes ocuparan esta zona a través del tiempo. Estos mayas tuvieron contacto con extranjeros, pero muchos de ellos, especialmente aquellos que vivían en sitios aislados como los lagos y selvas, nunca fueron conquistados. Es posible que el área de nuestro interés hubiera estado habitada primero por los Ch’oltí-Lacandón y posteriormente por los Mayas Yucatecos.

Según las descripciones históricas, existían muchos asentamientos pequeños de los Lacandones (los antepasados de los Lacandones de hoy) en la Selva Lacandona en el siglo XIX (Blom y Duby 1955; Boremanse 1994; Maler 1901; Palka 2005a). Sus aldeas estaban ubicadas alrededor de las lagunas y en las riberas de los ríos; estos grupos mantenían el contacto con exploradores, misioneros y pobladores extranjeros, sin embargo muchos de los Lacandones nunca se sometieron al gobierno ni a la iglesia. Los Lacandones hablaban el Maya Yucateco, aunque tenían rasgos culturales y material cultural semejante a los Ch’oltí-Lacandón y los Mayas Yucatecos de los tiempos coloniales. Es posible que la etnogénesis de los Lacandones fue por el contacto entre los Mayas Ch’oltí y Yucatecos.

Nuestro proyecto se enfoca en la ubicación de sitios arqueológicos mayas posclásicos e históricos en las orillas y en las islas de los lagos de la Selva Lacandona, ya que sabemos que se localizaban en estos lugares. Eventualmente quisiéramos llevar a cabo la realización de mapas y de excavaciones para fechar los sitios que hemos encontrado, examinar la etnicidad de sus habitantes, así como estudiar los cambios culturales y económicos de los mayas que vivían fuera del control colonial. Hasta la fecha no hay información detallada, especialmente de la arqueología y de los documentos, sobre el patrón de asentamiento, cultura, ceremonias y vida cotidiana de los mayas no conquistados. Tampoco hay datos en las fuentes sobre sus cambios culturales y cómo les afectaron las transformaciones económicas y sociales después de la época colonial.

Los mayas coloniales e históricos en sitios remotos se resistieron a la colonización europea en formas diferentes que los mayas conquistados debido a que vivieron en un gran territorio controlado por ellos mismos (Jones 1989; Palka 2005a). Estos mayas libres podrían controlar como vivían con respecto a la economía, política y religión en formas diferentes a los mayas conquistados. Por ejemplo, los mayas libres podrían seguir con sus vidas tradicionales, controlar el intercambio con extranjeros y evitar el contacto con la gente de afuera; los mayas conquistados no tenían estas opciones.

Las investigaciones que estamos realizando arrojarán importante información sobre la naturaleza de las sociedades de mayas históricos no conquistados, su forma de contacto con extranjeros, los cambios culturales y cómo los grupos étnicos mayas, así como los Lacandones actuales, formaron sus sociedades a través de la interacción de diferentes grupos mayas después de los tiempos coloniales. La arqueología de los sitios de los mayas históricos es necesaria para resolver estos problemas antropológicos debido a que la información de los documentos no es adecuada para examinar estos tópicos.

Proyectos

Colaborando con las comunidades para conocer su historia

 

Estamos convencidos de la importancia de participar en coordinación con las comunidades con las que trabajamos en la Selva Lacandona para estudiar la historia de los pueblos mayas. El rol de las comunidades en el estudio arqueológico es imprescindible y el trabajo académico se verá enriquecido con su participación. Es también esencial que las comunidades se beneficien directamente de estos trabajos y que contribuyan con su perspectiva al desarrollo de la antropología en sus tierra.