Participa, se parte de la solución...

Ayuadanos lograr un México sustentable.    

Compartir

DECLARATORIA MEXICANA SOBRE GÉNERO Y CAMBIO CLIMÁTICO

México es un país con una enorme riqueza cultural y natural, tiene una gran diversidad de flora y fauna que está en riesgo por las causas y efectos del cambio climático. Los seres humanos tenemos una profunda vinculación con la tierra. Particularmente las mujeres, por nuestros roles de género asignados tradicionalmente, se nos ha responsabilizado de la conservación de la biodiversidad por medio de almacenar las semillas, domesticar plantas silvestres comestibles y medicinales; del cuidado del agua, de los animales de traspatio, de la leña que usamos, de la producción de artesanías y de la preparación de los alimentos. También hemos sido históricamente las responsables de la educación y atención de la familia, recreamos la cultura, cuidamos de la economía y del consumo familiar. Aportamos conocimientos, recursos y fuerza de trabajo para nuestras familias, la sociedad y el mundo; sin embargo, nuestras opiniones y propuestas no han sido suficientemente escuchadas.

Es por ello que, a través de las representantes del sector de organizaciones de mujeres y/o con perspectiva de género de los Consejos Consultivos de Desarrollo Sustentable y otras alianzas con redes y organizaciones, nos reunimos 1,119 personas, 858 mujeres y 261 hombres de diversos sectores de la sociedad civil, de 26 entidades federativas, en 30 talleres estatales presenciales para compartir experiencias en torno al tema del cambio climático, para reflexionar y analizar las repercusiones del problema en nuestros ámbitos de desarrollo y proponer acciones desde nuestras experiencias y conocimientos.

Posteriormente 286 integrantes de la academia, organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación, dependencias gubernamentales, estudiantes y sociedad civil, realizamos un encuentro virtual donde redactamos 269 propuestas a nivel internacional y con ello elaboramos esta Declaratoria, la cual fue validad en un segundo encuentro virtual, realizado el 5 de noviembre de 2010.

Como resultado de estas reuniones CONCLUIMOS que:

  • Los actuales modelos de industrialización, producción y consumo a nivel local, nacional e internacional, han creado una crisis ambiental que tiene efectos en lo social, en lo cultural, en las relaciones humanas, en la biodiversidad, en los ecosistemas, en la producción y en la economía.
  • El derecho humano a un medio ambiente sano es indispensable para vivir dignamente, y es condición previa para la realización de todos los derechos humanos, incluido el derecho a la educación, información y participación democrática e igualitaria entre géneros. La degradación ambiental amenaza las condiciones fundamentales para la supervivencia, afectando directamente el acceso a la alimentación suficiente y adecuada, agua y vivienda segura. Además tiene un efecto negativo indirecto y progresivo sobre la salud y seguridad social, aumenta las tensiones por migraciones y desempleo, vulnerando inclusive la paz.
  • Algunos grupos, como las mujeres, los niños, los adultos mayores y las personas con discapacidad, suelen ser particularmente vulnerables a los efectos adversos por la degradación ambiental. La aplicación de un enfoque de derechos humanos, deberá contribuir a empoderar a dichas personas y grupos, para que con igualdad y sin discriminación, gocen de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y los tratados internacionales sobre derechos humanos de los que México es parte.
  • El deterioro ambiental y el actual modelo de desarrollo económico ha provocado baja productividad, pérdida de empleo, incremento de la pobreza, desnutrición, enfermedades, trastornos emocionales, migración y desplazamientos poblacionales por riesgos ambientales.
  • Esta crisis ha abierto más la brecha de desigualdades de género, entre las que encontramos: la feminización y envejecimiento de la población rural, mayores cargas de trabajo y responsabilidades familiares ante el incremento de la migración masculina y mujeres migrantes expuestas a situaciones de violencia emocional, física y de explotación sexual.
  • La ausencia de un marco ético para el desarrollo sustentable que motive acciones inspiradas en principios y valores, no ha permitido las acciones necesarias para la mitigación y adaptación al cambio climático desde una perspectiva de género.
  • Esta situación ha fracturado el tejido social, provocando enormes índices de desigualdad, la pérdida de la cultura y los valores sociales; vemos con preocupación que los esfuerzos de los Estados Parte no están priorizando salvaguardar los derechos humanos y la integridad de las personas, ya que no asumen compromisos para resolver el problema de fondo.

    Es por ello que EXIGIMOS:

  • Transversalizar el enfoque de género en todos los acuerdos internacionales vinculados al cambio climático, con el fin de garantizar procesos justos, diferenciados, democráticos e incluyentes.
  • Elevar las acciones para la mitigación y adaptación al cambio climático, a rango de derechos humanos, con el fin de ponderar el desarrollo sustentable sobre el modelo actual de desarrollo.
  • Reducir emisiones contaminantes de los países industrializados, utilizando tecnologías limpias o provenientes de energía alternativa.
  • Crear un acuerdo vinculante para formular políticas públicas para el manejo integral de los residuos sólidos.
  • Garantizar que los temas de salud sean un punto relevante en la agenda del cambio climático, donde se establezca la prohibición del uso de sustancias tóxicas nocivas a la salud.
  • Impulsar acciones de mitigación y adaptación al cambio climático que sean coherentes y armonizadas a los tratados y acuerdos internacionales en general y de manera específica a los derechos de las mujeres plasmados en la CEDAW2 y al objetivo 7 de los Objetivos del Desarrollo del Milenio.
  • Crear mecanismos normativos que garanticen de manera amplia y efectiva la corrección de daños ambientales, la defensa judicial de los intereses colectivos y que se eviten los condicionamientos, por parte de organizaciones financieras internacionales, para otorgar recursos.
  • Reconocer y recuperar los conocimientos tradicionales y el rol vital que desempeñan las mujeres y hombres indígenas y las comunidades locales, en el mantenimiento de los ecosistemas, en su capacidad de adaptación y en las acciones de mitigación ante al cambio climático y así garantizar la participación de las mujeres indígenas y rurales en la toma de decisiones.

  • Para lo cual PROPONEMOS:

    En MITIGACIÓN:

  • La ratificación del Protocolo de Kyoto para el 2012 y la firma de los principales países generadores de gases de efecto invernadero (GEI) en el mundo (EEUU y China), con nuevos parámetros que regulen las emisiones para no llegar a elevar la temperatura a más de 1 grado centígrado.
  • Crear estrategias que vinculen a todos los países del mundo para formular marcos normativos internacionales para la generación de GEI y lineamientos para sancionar económicamente a las grandes empresas emisoras de GEI y a las que vierten al medio ambiente substancias tóxicas, explosivas, reactivas e infecciosas, e incentivar a aquellas que reduzcan sus emisiones.
  • Sancionar a las empresas de manera proporcional al impacto generado. Con las multas crear un fondo internacional para proyectos productivos sustentables con perspectiva de género, desarrollado por organizaciones de la sociedad civil, y brindar apoyo a la población víctima de desastres naturales generados por el cambio climático.
  • Generar una estrategia de intervención con perspectiva de género, que sea incluyente, participativa y justa, donde las mujeres tengan voz y voto en los mecanismos de evaluación y monitoreo de emisiones a la atmósfera.
  • Que los Estados Parte se comprometan a desarrollar, investigar e implementar fuentes de energía alterna y sistemas energéticos más eficientes que reduzcan la contaminación por el uso de autotransporte, la operación de las industrias y la contaminación domiciliaria para disminuir la emisión de GEI.
  • Establecer que los países desarrollados, utilicen estrategias de reutilización y mantenimiento de sus equipos, asegurando la no contaminación y que éstos no sean trasladados como mercancía a los países en vías de desarrollo.
  • Crear mecanismos multilaterales y multidisciplinarios que garanticen la transferencia de tecnologías libre de derechos de propiedad intelectual, entre países, comunidades y grupos de mujeres, para mitigar los efectos del cambio climático,
  • Brindar capacitación en su uso y aprovechamiento tecnológico para acciones de mitigación.
  • Impulsar una norma internacional que comprometa a la industria a recolectar residuos tecnológicos por parte del sector empresarial y a elaborar productos de mejor calidad, con tiempos de vida media más amplios, con empaques y embalajes que eviten el consumo de recursos naturales, a disminuir la generación de residuos y fomentar la reutilización y reciclaje de los materiales, poniendo especial énfasis en la producción de empaques para alimentos.
  • Impulsar un proceso de capacitación al sector empresarial para que adopten medidas ambientalmente sustentables.
  • Incorporar a las mujeres en el proceso de diseño e implementación de proyectos relacionados con la sustentabilidad energética, para que las alternativas que se propongan sean asequibles, accesibles y diseñadas para satisfacer sus necesidades de energía.
  • Regular la producción de biocombustibles evitando la utilización de aquellos que empobrecen la tierra y ponen en riesgo la soberanía alimentaria y toda la vida del ecosistema natural.
  • Crear acuerdos internacionales vinculantes para la conservación, la restauración y rehabilitación de los sumideros de carbono y regulación de los monocultivos, donde se reconozca y promueva la participación de las mujeres en la silvicultura, en la toma de decisiones y el reparto de beneficios.


  • En ADAPTACION:

  • Establecer estándares internacionales para incluir la perspectiva de género y la participación ciudadana en la gestión integral de riesgos de desastres desde el diagnóstico de riesgo y vulnerabilidad, así como en el diseño de las políticas, planes y procesos de toma de decisión, incluyendo aquellos relacionados a la evaluación del riesgo, alerta temprana, manejo de la información, educación y formación.
  • Promover que todos los Estados Parte que asistan a la Décimo Sexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP 16) impulsen: el manejo integral de cuencas y agua, en zonas rurales y urbanas, a través del uso de técnicas alternativas sustentables de bajos costos para la agricultura y que garanticen el uso responsable del recurso, así como un reparto equitativo de los beneficios, considerando las diferencias de género. el desarrollo y aplicación de políticas que garanticen la sustentabilidad y resiliencia de la agricultura y de los sistemas de alimentación tradicionales, para alcanzar la soberanía alimentaria y la conservación de la biodiversidad. mecanismos acordes a las condiciones de las mujeres rurales, para que sean dotadas de tierra o puedan acceder a ella, así como asignarles recursos financieros para la generación de empleos y capacitación integral.
  • La creación de programas para la prevención de enfermedades producidas por el cambio climático en áreas rurales y suburbanas, orientados a la atención de las mujeres. campañas globales dirigidas a mujeres y hombres consumidores de perfil urbano, para la transformación de patrones de consumo. una reforma política con perspectiva de género para promover, resguardar y fomentar los derechos de la ciudadanía.
  • Homogeneizar y aplicar los estándares internacionales en materia de planeación urbana, considerando la arquitectura, ingeniería y urbanismo, así como del uso de materiales de construcción alternativos sustentables de acuerdo a cada región, tomando en cuenta las necesidades específicas de mujeres y hombres.
  • Establecer como parte de los acuerdos internacionales los lineamientos para que la educación para la sustentabilidad ambiental y la promoción de los derechos ambientales se incorporen con carácter obligatorio y universal en todos los niveles y esquemas de educación formal, en las campañas de sensibilización y en la educación no formal, con el fin de crear una cultura para la sustentabilidad ambiental desde el enfoque de género.

  • En FINANCIAMIENTO:

  • Propiciar mecanismos de financiamiento internacional para la instauración del Tribunal Internacional de Justicia Climática integrado equitativamente por hombres y mujeres, con representación proporcional de las regiones.
  • Crear un acuerdo vinculante para que el Tribunal Internacional de Justicia Climática establezca sanciones y multas a aquellos países responsables de daño ambiental y destine los recursos a proyectos productivos sustentables con perspectiva de género.
  • Celebrar acuerdos para que las empresas trasnacionales, instaladas en los países emergentes, paguen el daño causado, para la remediación e indemnización.
  • Incorporar la perspectiva de género, en cada uno de los presupuestos definidos en los instrumentos internacionales de Cambio Climático y que se acompañen de una normatividad que los haga accesibles y ejecutables.
  • Fortalecer los esquemas de financiamiento para proyectos productivos en que se garantice la participación equitativa de hombres y mujeres.

    Crear fondos internacionales y etiquetar el recurso hasta en un 50% para:

  • programas de subsidio a grupos de mujeres y población indígena en zonas de vulnerabilidad y riesgo urbanos y/o rurales, para proyectos de agroecología y un manejo integral de recursos naturales,
  • la prevención y atención de desastres desde la perspectiva de género a grupos en situación de vulnerabilidad.
  • promover acciones de prevención y de adaptación, desde la perspectiva de género, equiparándolos con los fondos para mitigación, con lineamientos simplificados para facilitar el acceso a los recursos,
  • la investigación especializada en género y cambio climático, conservación y uso adecuado de la biodiversidad, y el uso adecuado, tratamiento, conservación y gestión de los recursos naturales.
  • el desarrollo de capacidades que garanticen el acceso equitativo de las mujeres a las negociaciones, desarrollo, gestión e implementación del financiamiento de estrategias de adaptación y mitigación.
  • el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil interesadas en la protección y conservación del patrimonio natural y/o que trabajen con perspectiva género, a fin de impulsar programas que desarrollen y fortalezcan sus capacidades a través de la educación, formación y comunicación.
  • el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil de medio ambiente y género, a fin de impulsar programas de comunicación, educación desde la niñez, desarrollo de capacidades de gestión de procesos de adaptación y de acciones de mitigación frente al cambio climático.
  • la generación y fomento de redes internacionales regionales de mujeres, para intercambio de saberes locales y comunitarios sobre adaptación.
  • Impulsar la creación de un sistema de monitoreo con indicadores ambientales sensibles al género para elaboración de informes y proyectos, planificación de estrategias y evaluaciones de impacto. Implementar un sistema de transparencia y rendición de cuentas con perspectiva de género, para los proyectos y programas financiados por nuevos instrumentos, la creación de un observatorio ciudadano de cambio climático, con dicha perspectiva.


    Por último, PROPONEMOS A OTRAS MUJERES Y HOMBRES DEL MUNDO:

    Constituir la Coordinadora Continental formada por mujeres y hombres que trabajen desde la perspectiva de género, para defender el Derecho Humano a un ambiente sano; fortalecer nuestras organizaciones, impulsar propuestas de formación política, articular agendas internacionales y vincularlas con procesos locales, y generar espacios de intercambio de experiencias en distintos ámbitos. Construir una agenda continental en la que se refleje la defensa de los derechos colectivos y derechos humanos de las mujeres. Crear una organización internacional de observación, justicia y rendición de cuentas en materia de sustentabilidad ambiental, desde la perspectiva de género.


    Para finalizar MANIFESTAMOS que:

    Todos los países del mundo compartimos un destino común. Este planeta es nuestro hogar y el de millones de especies, donde la humanidad tiene la responsabilidad de protegerlo, conservarlo y hacerlo florecer en todo su esplendor; impregnarlo de respeto y cuidado a la comunidad de la vida, en un marco de justicia social y económica, permitiendo procesos democráticos sin violencia, y promoviendo la igualdad, la armonía y la paz, que materialice la esperanza para todas las mujeres y hombres de esta Tierra y las generaciones futuras.

    La presente declaratoria fue consensuada por las personas abajo firmantes en distintas partes del territorio mexicano.


    Miembros de Tambambu propagando bambú
    Participa Estamos trabajando por un mejor México! Miembros de Tambambu propagando bambú